¿Y cuándo van a tener hijos?

Publicado el por carolina

Photo de Bebé creado por rawpixel.com

Este artículo ¿Y cuándo van a tener hijos? resume de manera jocosa lo que muchas personas (ya no solo mujeres) tenemos que pasar con el paso de los años.

Personalmente lo he padecido en carne propia por años. Con casi 13 años de relación estable he tenido que soportar todas las versiones posibles del “¿cuándo te casas? ¿cuándo tienes hijos? ¿por qué no te casas?”.

Pasé por fases:
Al principio, joven e ingenua, me lanzaba unas excusas penosas, justificando a terceros mi opinión.
Luego, pasando los años, empecé a ignorar la pregunta impertinente y responder con tedio con otra pregunta idiota (¿cómo están tus cosas?) mientras pensaba ¿y a ti que te importa?
Pero más recientemente decidí que si la gente me pregunta tan indiscretamente por cosas que son personales, yo tengo pleno derecho a responderle con toda mi honestidad, sin pena.

Para quienes me preguntan ¿cuándo me caso? con sus relaciones recién estrenadas y su matrimonio en pañales, les informo que estoy mucho más casada y estable aunque no tenga fotos con vestido blanco y todavía pagando la deuda de la fiesta de 300 personas que a duras penas podría conocer. El compromiso con la pareja no se afirma en un papel o acto de iglesia, los compromisos se honran todos los días que escoges seguir al lado de una persona, respetarla y amarla como viene.

Para quienes me preguntan ¿cuándo tengo hijos? les cuento que la etapa maternal la tuve como a los 20, pero mis gustos, calidad de vida, profesión y realidad en la que vivo fueron apagando ése reloj biológico. Cada vez lo veo más lejos, casi imposible. He madurado lo suficiente como para conocerme a mi misma lo suficiente y saber que mi felicidad y realización no está atada a la mera condición de ser mujer. Que tenga capacidad biológica de parir un hijo, no me convierte instantáneamente en madre.

Recuerden un principio de la buena educación: a las personas no se le hacen preguntas íntimas o personales indiscriminadamente. Y si todavía les quedan ganas de preguntar, no se sorprendan cuando alguien les responde con total honestidad, madurez y control de sus decisiones que quiere vivir su vida según sus reglas y no según lo que la sociedad asume que debes cumplir en cada etapa de tu vida.

Yo soy feliz así, viviendo mis propios aciertos y errores.

Y como cierra la autora del artículo que me inspiró…

Haz lo que tu corazón te dicte. Toma tus propias decisiones.

Toma conciencia de ellas y que no te importe lo que digan los demás.

Y lo más importante,

¡Sonrían y saluden!